Blog

“Todos nos merecemos tener una vida digna”, Ana Garófalo, barrio Agustoni, Pilar.

Mi nombre es Ana Garófalo, tengo 26 años. Soy mamá de Abel de 6 y Kevin de 9

Van a ser casi 3 años que tengo mi módulo sanitario. Fue algo muy hermoso para cambiar, para cambiarnos absolutamente toda la vida.

Nosotros no contábamos con un baño propio. De hecho, recién cuando Kevin tenía 6, fue que pudimos tener un baño. Kevin pasó gran parte de su crianza, de su infancia, en gran parte su crecimiento, sin un baño propio. El baño que usábamos era verdaderamente precario.

Cuando Módulo Sanitario llegó a nuestras vidas fue un cambio rotundo en todos los aspectos que se puedan imaginar. A la vista de otras personas, que por ahí pueden llegar a tenerlo, puede no ser tanto. Pero para uno que lo anhela hace tiempo, y que le cuesta, que está en una situación económica bastante grave, es distinto. Todo el dinero que entraba, era para sobrevivir el día a día.

Así como mi historia que la trato de resumir, hay muchísimas familias que viven en una manera espantosa y hay un Estado que no tiene ojos para verlo. Y gracias a Módulo Sanitario, familias como nosotros pueden acceder a tener un baño, a poder bañarse dignamente, como todas las demás personas, con agua caliente.

Esa es un poquito de mi historia.

Quiero que quienes lean puedan comprender lo que abarca esto y puedan seguir colaborando e incentivarlos. Incentivarlos a que sigan sumándose para poder darle la oportunidad a otra familia de tener lo más indispensable en el mundo, que es un baño.

Los aliento a que, si se pueden sumar, se hagan voluntarios para poder ir a construir. Y que quienes puedan un poquito más, donen lo que puedan. Seguir apoyándolos y no dejarlos solos. Seguir siendo un poquito más humanos y permitirle a cualquier otra criatura, a otro niño, a otra niña como mis hijos puedan acceder a un baño.

Créanme que, así como yo sigo agradecida, se los van a agradecer y es algo que va a quedar marcado en el corazón. Los aliento a que se sigan sumando, a que sigan conociendo, a que sigan colaborando. Es muy lindo todo lo que hacen y todo lo que se puede llegar a lograr con una pequeña ayuda. Por ahí uno piensa que no es grande, pero no saben el impacto que tienen con este proyecto que hacen. Y cómo podemos tratar de seguir colaborando como humanidad para que podamos estar todos un poquito mejor. Todos nos merecemos tener una vida digna. Asique los aliento a que colaboren.

Un abrazo grande.

Ana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *